El nuevo anteproyecto de ley pretende depreciar los plásticos no reutilizables para disminuir la contaminación ambiental y proteger la salud humana, igualmente tiene como objetivo incentivar I+D de materiales biodegradables sustitutivos (pero biodegradables de verdad!!)
 ¿Cómo lo quieren conseguir?
 Mediante un impuesto de 45 cts/kg aplicable a los plásticos no reutilizables en circulación.

Esta carga es alta % teniendo en cuenta el bajo precio de un kg de plástico, la consecuencia es que perderá competitividad respecto a alternativas sostenibles.
 ¿Quién lo va a pagar? 
Inicialmente recaerá sobre fabricantes o importadores y como es lógico se trasladará al cliente final.
Bonificación y base liquidable, un detalle lógico.
 La base sobre la que se liquide este impuesto podrá disminuir en el mismo % en el que se utilice plástico reciclado, de esta manera se fomenta el contenedor amarillo. 

A falta de decretos reguladores y de las seguras quejas de los afectados, esta normativa tiene mucho sentido para ayudar a preservar el medioambiente.

Por cierto, la foto que he puesto es de una playa de Gipuzkoa ….…y si la amplias te quedas asustado de la cantidad de basura plástica que hay.